Los Cinco Últimos Post Publicados

21 octubre, 2010

Liga BBVA - Jornada nº7

Comenzamos la crónica de esta séptima jornada con el partido que disputaron en La Rosaleda el equipo local, el Málaga, contra un Real Madrid que llegaba con la moral por las nubes tras haber goleado al Depor en la anterior jornada. Para los merengues las cosas están cambiando, el conjunto tiene buenos movimientos, es sacrificado en casi todas las líneas y parece que ha dado con la tecla para, cuanto menos, saber jugar de una manera concreta y que, de momento, le está dando un buen resultado. Tanto es así, que con este juego, el Madrid le endosó cuatro goles a los de Ferreira, terminando, por tanto, la jornada como líder de primera por segunda ocasión en esta temporada. El Málaga, que no jugó un mal partido, a pesar del resultado, nada pudo hacer ante el vendabal destado desde las botas de Cristiano Ronaldo e Higuaín, los dos goleadores de la noche. Ambos por partida doble.


Un par de horas antes, se disputó en Barcelona uno de los partidos que no hace más de tres temporadas hacían vibrar sólo con recordarlos. Los Barça-Valencia eran sinónimo de goles, espectáculo y pasión sobre el terreno de juego. El de este año, tuvo mucho de lo segundo y tercero, aunque algo menos de lo primero. En cualquier caso, el espectáculo desplegado por ambos conjuntos permitieron disfrutar al aficionado como pocas veces. La primera parte fue para el Valencia. Dominó al Barcelona y pudo y supo materializar una ocasión, por lo que los chés se fueron al descanso por encima en el marcador. Sin embargo, un muy tempranero gol de Iniesta frustró los planes de los de Emery, que si bien no podían esperar que el Barça les dejara seguir haciendo como hasta entonces, sí que podían contar la ilusión de que la ventaja les duraselo suficiente como para poner nervioso al actual campeón. Mediada la segunda parte, un nuevo gol de cabeza de Puyol rompió las esperanzas de los valencianistas. El resto del partido fue un toma y daca entre ambos equipos, en el cual el que tenía mucho ganado era el que iba por delante, y ese no era otro que el Barça, que al final, por supuesto acabó llevándose el partido.


En el partido del lunes, el Villarreal disputó un bonito encuentro frente al Hércules. Un partido rápido, con ocasiones y jugadas individuales de gran calibre, que hicieron disfrutar al espectador. El conjunto alicantino juega bien al fútbol y tiene buenos futbolistas. Drenthe parece haber encontrado su sitio en la liga y está rindiendo a un nivel muy superior al mostrado durante su etapa como madridista. El resultado final refleja, con justicia, que ambos equipos lucharon a brazo partido por vencer, aunque ninguno de los dos pudiera llevarse el gato al agua. Visto el partido, parece que el resultado de este magnífico partido es totalmente justo.


El sábado, el partido con que se abría la jornada enfrentaba a dos equipos madrileños. El Atlético de Madrid, con las bajas de Forlán y Agüero, se enfrentó al Getafe de Míchel y ambos conjuntos depararon uno de los partidos más aburridos de lo que llevamos de temportada. al final, los de Quique Sánchez Flores se metieron los tres puntos en la mochila casi sin despeinarse. Tampoco es que realizaran un buen encuentro, pero es que la imagen ofrecida por el conjunto getafense fue realmente pésima. Poco más que destacar.

Un equipo que sigue en la cuesta abajo y sin frenos, a pesar del espejismo de la jornada anterior, es el Sevilla, ahora de Manzano. El profesor, después de parecer haber dado con la tecla al conseguir la victoria en la pasada jornada de liga y Europa League, vuelve a caer estrepitósamente. Practicamente en ningún momento del encuentro el Sevilla pareció poder sacar el partido adelante. Un tempranero gol de Sangoy y otro en la segunda parte de D. Castro, fueron suficientes para doblegar al conjunto hispalense, que queda relegado a la séptima plaza de la clasificación. El Sporting sigue subiendo puestos y ya está décimo. Nunca mejor dicho, a día de hoy el Sporting es un equipo de mitad de la tabla.

Dos de los equipos que ocupaban puestos peligrosos antes de que comenzara la jornada se enfrentaban entre sí y, a tenor del resultado final, con trágicas consecuencias. Depor y Osasuna disputaron un partido que finalizó en un empate que no ayuda a unos ni a otros. Un hecho muy preocupante es que el conjunto de Lotina sigue sin hacer un solo gol. Siguen con aquellos dos tantos que le hicieron al Getafe hace ya mucho, un mundo.

El resultado final del partido disputado en San Mamés no refleja lo que fue el partido en realidad. El 2-1 con el que el Athletic se llevó el encuentro se queda corto para lo que fue el partido en sí. Sólo hubo un equipo sobre el verde de la Catedral, consiguiendo el equipo maño el tanto que maquillaba el resultado ya en el tiempo de descuento. No es Bilbao el mejor campo donde un equipo como el Zaragoza, en puestos de descenso, puede comenzar a tomar aire. Sin embargo, el siguiente rival que se va a encontrar en el camino el equipo de Gay es, nada más y nada menos, que el Barcelona. Está todo dicho.

El Levante, el peor equipo, de largo, de las primera dos/tres jornadas, sigue en plena racha y suma ya su cuarta jornada sin conocer la derrota. Dos empates, ante el Madrid y el Osasuna, y dos victorias, ante el Almería y ésta, ante la Real Sociedad, le aúpan hasta la muy meritoria decimotercera plaza. Un puesto con el que nadie soñaba hace bien poco por tierras levantinas. La Real sigue sin haber ganado ni un solo encuentro lejos de San Sebastián. Un empate, ante el Almería y en la lejana ya segunda jornada, es lo máximo que han sacado a domicilio.

Un equipo que salió contento de esta séptima jornada ha sido, sin lugar a dudas, el Racing de Santander. Consigue una nueva e importantísima victoria y sale de los puestos de descenso. El rival fue el Almería de Lillo, que se queda un puesto por encima del descenso. La cabeza del entrenador del conjunto andaluz vuelve a pender de un hilo, después de que consiguiera salvarla tras la aparentemente exigua victoria ante el Depor en la quinta jornada. La semana que viene el Almería se vuelve a enfrentar, en casa, a un nuevo match ball del que malamente se salvará Lillo si no es con el triunfo. El rival, el Hércules. Veremos.

El Espanyol disputó una segunda semana como visitante. La primera sucumbió ante la Real en Anoeta, pero en ésta, a pesar de ser por la mínima, consiguió la victoria, por lo que se afianza en la zona noble de la clasificación. El Mallorca de Laudrup, el rival de los de Pochettino, sigue con su irregual marcha en Liga. Tras conseguir un empate con sabor a victoria en el Camp Nou, no pudo con los blanquiazules, por lo que cae tres puestos y se queda con ocho puntos, a sólo dos del descenso. Tendrán que estar vigilantes por Mallorca si no quieren meterse en la tan peligrosa zona del descenso.

17 octubre, 2010

Alerta roja en Anfield


La cuarta derrota en liga del Liverpool, no por previsible menos traumática, ha tenido lugar este fin de semana, dejando al conjunto de Roy Hodson ocupando el penúltimo puesto en la Premier. El Everton, eterno rival en el derby de Merseyside, fue además el conjunto ante el que se ha materializado la debacle, por lo que el. Arteta y Cahill hicieron los dos goles del encuentro, que permiten al Everton respirar en liga con algo más de tranquilidad de lo que lo hacían hace tan sólo una semana. Es increíble, pero parece que ni siquiera Torres o Gerrard tiene en sus botas el fútbol o las soluciones necesarias como para empezar a reconstruir una situación que se torna más y más complicada a cada minuto que pasa.


Por otro lado, y si la situación deportiva no fuera lo suficientemente preocupante ya de por sí, hay que sumarle a la coyuntura el embrollo tan sumanente complicado en que anda envuelta la institución a razón de la compra-venta del club. La controvertida salida de los estadounidenses Hicks y Gillett, para los aficionados liverpudlians los dos peores gestores que han pasado por Anfield, ha contribuido a desestabilizar la ya de por sí muy precaria estructura scouser. La cantidad de años sin títulos que llevarse a la boca, así como una errática política de fichajes, que muy bien pudiera estar motivada por la falta de dinero, han conducido a la entidad red a una situación límite. Asimismo, la llegada este año de un entrenador como Roy Hodgson, con un perfil absolutamente diferente al del anterior mister, no hace sino ahondar en la terrible confusión en que se encuentra inmerso el equipo inglés.


Que no andan bien las cosas en Anfield, es algo obvio, de la misma manera que también lo es el que muchos son los cambios que hay que realizar para que el equipo pueda tirar haca delante, de manera que los daños sean los menores posibles a final de temporada. No se habla ya en Liverpool de grandes gestas este año, por supuesto, pues sería de locos hacerlo con los datos de las ocho primeras jornadas en la mano, pero sí de los posibles remiendos que lleven a la institución a sortear los múltiples problemas en que anda metido y los que, seguro, le vendrán como consecuencia de los actuales.

No se sabe si un nuevo entrenador sería la solución -ya hay rumores que apuntan en este sentido en la orilla red del Mersey-, pero lo que sí parece seguro es que los nuevos dueños, los también estadounidenses John Henry y Tom Werner, tendrán que trabajar muy duro y tomar rápidamente las pertinentes decisiones deportivas y económicas, si no quieren terminar como ya lo hiciera diez años atrás otro clásico del fútbol europeo, el Atlético de Madrid. El Liverpool es un grande en Inglaterra y debe seguir siéndolo. Por el bien de los fans del equipo, por el de la Premier y, por supuesto también, por el bien de todos los aficionados.

13 octubre, 2010

Llorente, gol y victoria

En la victoria de la selección española ante Escocia en Hampden Park, Glasgow, el riojano Fernando Llorente volvió a marcar, por lo que ya suma siete goles en doce internacionalidades. Es decir, anota un gol cada 58 minutos. No está mal. El alto jugador riojano se ha convertido en el jugador español más efectivo, superando a Raúles, Villas o hasta Zarras. Vicente Del Bosque atinó una vez más al sacarle al terreno de juego cuando la cosa peor se ponía y, como ante Portugal en el pasado Mundial, Llorente consiguió desatascar un partido que empezaba a ponerse correoso.


A España, a pesar de desplegar un juego aceptable, le costó una barbaridad abrir "la lata". El primer gol no llegó hasta el minuto 44, cuando un balón colgado desde la banda derecha fue interceptado con el brazo por Whittaker dentro del área, por lo que el árbitro, el suizo Massimo Busacca, señaló el punto de penalti. Rápida y decididamente, Villa cogió la pelota dispuesto a tirar la pena máxima. Lanzó el balón por la derecha y, aunque McGregor llegó a rozarlo con la punta de los dedos, el esférico entró, convirtiéndose Villa, de esta manera, en el segundo jugador español en llegar a la cifra de los cuarenta y cuatro goles, aunque parece lógico pensar que es cuestión de muy poco tiempo que supere la marca en breve. Ya en la segunda parte, España siguió jugando con rapidez, alternando las aperturas hacia las bandas con maravillosas paredes, a través de las que los acercamientos a la portería escocesa se sucedían cada vez con mayor peligrosidad. Así, en una ocasión de ataque español en la que la pelota quedó muerta a escasos metros del área pequeña escocesa, Iniesta se hizo con la pelota y antó el segundo gol al colocar el esférico con gran precisión junto a la base del poste derecho británico, haciendo inútil la estirada del guardameta.

La cosa iba realmente muy bien cuando, de repente, de manera incompresible y cuando el partido parecía finiquitado, sucedió lo que nadie pensaba que podía ocurrir. En ocho fatídicos minutos, la selección escocesa empató el partido. Primero mediante un magnífico gol de cabeza de Naismith, que remató un pase muy largo desde la banda derecha, y luego, en una jugada desafortunada de Piqué que no pudo evitar que la pelota que intentaba despejar se colara en el marco defendido por Casillas. Nadie sabía ni cómo ni por qué, pero la campeona del mundo estaba empatando ante una Escocia que, a pesar de haber mostrado algo más de ambición que la exhibida en su partido del pasado viernes ante la República Checa, era infinitamente inferior a La Roja. Del Bosque reaccionó con rapidez y realizó los cambios. Entraron Pablo Hernández, que se mostró algo nervioso, y el ya citado Llorente, el cual se aprovechó de un fallo de marcaje garrafal de la zaga escocesa para rematar de primeras a la red el tercero.

La selección alcanza, con esta victoria, el pleno de triunfos en lo que llevamos de fase de clasificación. A falta de enfrentarse con el rival más duro del grupo, esta noche se ha sabido sacar adelante uno de los choques más complicados. Hampden Park, con su maravillosa puesta en escena, nos brindó un partido excelente, de ida y vuelta, en el que el combinado nacional supo someter a una Escocia que es más Escocia cuando está respaldada por esas ochenta mil animantes almas que hoy llenaban el mítico estadio y que nos han hecho estremecer al oir su Flower of Scotland.

06 octubre, 2010

Liga BBVA - Jornada nº6

Y el monstruo despertó. Después de que Mourinho avisara, días atrás, de que "alguien" pagaría la factura derivada de la falta de acierto de las primeras jornadas, el Deportivo acudía al Bernabéu y se posicionaba como la víctima propiciatoria que el luso necesitaba para que la parroquia madridista comenzara a creer en su equipo. El 6-1 con el que terminó el encuentro no deja mucho lugar a las dudas. El Madrid se "enchufó" y descargó sobre el equipo de Miguel Ángel Lotina todo lo que llevaba acumulando desde hacía tiempo. Liberó tensión y estrés el equipo, al igual que determinados jugadores, como es el caso de Cristiano, cuya celebración del primer gol es una muestra de ello. Ahora les toca corroborar el crecimiento para que no se quede en el simulacro en que se convirtió el gran partido contra el Ajax en la primera jornada de Liga de Campeones. Del Depor poco se puede decir que no se extraiga ya del resultado. Son últimos con dos puntos y tres goles en seis jornadas. Un gol cada 180 minutos no parece ser un ratio suficiente para un equipo que no hace muchos años disputaba los puestos europeos a los mejores equipos.



El segundo tropiezo del Barcelona llegó, curiosamente, de nuevo en su campo. Desde que comenzara la temporada, el aficionado culé aún no ha disfrutado de la excelencia de los Messi, Xavi e Iniesta. En esta ocasión, la sorpresa, que se quedó en empate, la dio el Mallorca de Laudrup. Si bien el Barça comenzó el partido bien, triangulando y generando múltiples ocasiones de peligro, el tanto del empate de los de Laudrup cuando la primera parte tocaba a su fin, produjeron una serie de errores en las combinaciones de los azulgrana harto desconcertantes. Ya se vio no hace mucho, contra el Rubin Kazán, que el conjunto de Guardiola presentaba ciertas dificultades para trasladar la pelota, sobre todo en largo, cuando el equipo contrario presionaba y ocupaba espacios. Sin embargo, lo que parecía podía ser una conscuencia de un mal acoplamiento temporal de los que ocupan el centro del campo, está deviniendo en algo más permanente y, por tanto, preocupante. Buen planteamiento del Mallorca, en cualquier caso, que supo aprovechar la confianza generada con el empate creyéndoselo y no dejándose comer la moral por la grandeza de este Barcelona. No debe olvidarse, por supuesto, la buena actuación de Aouate, portero bermellón y cuya actuación en la primera parte evitó que el resultado final fuera distinto.

Por su parte, el Valencia sigue ejerciendo de líder y sigue contando sus partidos por victorias. En las seis jornadas que llevamos ha sumado todos los puntos posibles, excepto aquellos que se dejó en Mestalla al empatar con el Atlético de Madrid. Se mantiene invicto y no da muestras de flaqueza. Es más, a medida que pasan las jornadas, la estructura atacante valencianista da más muestras de estar en plena forma, por lo que el conjunto de Emery se está ganando la consideración de clara alternativa al título de liga. En esta ocasión derrotaron 2-1 al Athletic de Bilbao, que suma su segunda derrota consecutiva. No parecen demasiado graves estos contratiempos para los vizcaínos, en tanto en cuanto hablamos de que han sido ante el Valencia, líder, y el todopoderoso F.C. Barcelona.


El que parece haber perdido algo de comba en este inicio de temporada es el Atlético de Madrid. La contundente derrota ante el nuevo Sevilla de Manzano escuece, y puede que mucho. Tanto que Quique Sánches Flores hasta tuvo que admitir que se había equivocado en el planteamieto que realizó del partido. El Sevilla, en el inicio de la era Manzano ha ganado los dos partidos disputados y parece que ha entrado en una nueva onda, propiciada por ese extraño fenómeno que tiene lugar entre ciertos jugadores cuando se produce un cambio en el mando. Es algo de lo que debemos felicitarnos, pues le dará mucho más color a esta liga, ya de por sí muy entretenida.


Donde seguro están muy contentos -y algo sorprendidos, seguro- con el comienzo de su equipo es en Villarreal. Tras ganar al Racing de Santander se afianzan en la segunda plaza de la clasificación. El buen estado de forma de jugadores como Cazorla o Borja Valero, jugador este último que ha recibido por primera vez la llamada de Vicente del Bosque, propician que el Submarino Amarillo se encuentre en tan magnífica posición. El Racing, sin embargo, parece que no levanta cabeza y vuelve a perder otro partido, por lo que cae a los puestos de descenso.

Tres partidos más acabaron en tablas. En Almería, tras la importante victoria cosechada en La Coruña, el conjunto de Lillo arrancó un empate a un gol ante el Málaga, que vuelve a pisar el pedal de freno una jornada más, no terminando de jugar como parecía apuntaba la composición de su plantilla a principio de temporada. El otro partido que acabo con empate a un gol se disputó en Pamplona. Allí, el Osasuna no fue capaz de pasar del empate contra un Levante que suma su segundo empate consecutivo y le permite salir de los puestos que obligan a descender de categoría. Buena noticia para el Levante, que tan mala pinta tuviera tras las tres primeras jornadas de liga. El tercer partido acabado en empate, además del de Barcelona, fue el que enfrentaba a dos equipos en problemas, Zaragoza y Sporting de Gijón. Los maños, que actuaban como locales, remontaron dos goles de manera casi milagrosa cuando el público más nervioso se ponía. Ambos conjuntos, tras el empate, siguen ocupando puestos conflictivos, aunque, al menos, el Sporting cuenta con un triunfo, por lo que no cae nada más que hasta el decimoquinto puesto.

En Anoeta se vio un partido entretenido, en el que la victoria se la llevó el que más propuso y arriesgo en el envite. La Real Sociedad superó por un solitario gol a un Espanyol que se mostró algo rácano a la hora de salir con la pelota con la intención de anotar. El encuentro se decidió por un gol en propia puerta de Forlín, tras una sensacional falta lanzada con la derecha por el holandés, debutante en Liga, Sarpong.

En el décimo encuentro, último de la jornada y que cierra esta crónica, el Getafe le endosó un contundente 3-0 al Hércules, cuya trayectoria en liga se asemeja a una montaña rusa. Los de Míchel cogen otra bocanada más de aire y ya son sextos. Ocupan por primera vez desde que comenzara la temporada puestos europeos. El trabajo, silencioso y callado del entrenador madrileño, ya va dando frutos. Algo que, por otra parte, ya no es noticia para ningún getafense.

01 octubre, 2010

Liga de Campeones - Jornada nº2

Una victoria, un empate y una derrota. Los resultados de los equipos españoles en la segunda jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones arrojan un balance difícil de estimar. Depende de qué aspecto se pondere más en la valoración, el juego, el resultado o las sensaciones. Lo que sí parece seguro es que aún estamos aún en el inicio de esta primera fase y todo resultado, por muy adverso que pueda parecer, es remontable. Máxime teniendo en cuenta el pleno de la primera jornada.

Grupo G:

La victoria fue para el Real Madrid. En Auxerre, Mourinho acabó con una maldición, la de no conseguir triunfo alguno en suelo francés, que ya duraba mucho -demasiado- tiempo. Sin embargo, el postrero gol de Di María, que fue el único del partido y, por tanto, el de la victoria, no logró disipar duda alguna acerca del juego del equipo. Siguen los mismos fallos, la misma precipitación y la poca puntería. En este choque, por si lo anterior fuera poco, se vio a Casillas mucho más tiempo de lo que hasta ahora era habitual, por lo que la tan alabada estructura defensiva pergeñada por Mou pareció mostrar sus primeras grietas. El la casa blanca siguen en construcción, lo sabemos, pero ¿hasta cuando? Son ya bastantes los partidos oficiales disputados y no parece observarse una clara mejoría.


En el otro partido disputado en este grupo, Milán y Ajax empataron a un gol. No es mal resultado para el Real Madrid, que sin estar en un grupo extremadamente fácil, ya va encarrilando la clasificación. Seis puntos y el siguiente partido, en Madrid y ante el Milán de Ibrahimovic, que se revela como clave para disponerlo todo para el pase a octavos.

Grupo D:

En Rusia, el Barcelona no pudo pasar del empate ante un Rubin Kazan que parece haberse convertido en su bestia negra. Tres encuentros oficiales entre ambos y el Barça aún no ha conseguido una sola victoria. Dos empates y una derrota es el balance de los enfrentamientos directos. No obstante, en el partido disputado en la tarde del miércoles, los de Guardiola fueron muy superiores. La posesión, el número de tiros a puerta y demás estadísticas se pusieron como siempre del lado azulgrana. Sin embargo, la mala suerte y la espléndida defensa planteada por el entrenador del conjunto ruso, Berdiyew, impidieron que el Barça se llevara los tres puntos. La cosa, incluso pudo haber sido peor, pues el Rubin Kazan se puso, mediada la primera parte, por delante en el marcador, viéndose obligado entonces el Barcelona a remontar, cosa que consiguió Villa de penalty, ya en la segunda parte. La última oportunidad del encuentro fue para el cuadro ruso, en un remate de cabeza del renacido jugador nigeriano, Martins, que rebotó en la cepa izquierda de la portería defendida por Valdés. En definitiva, un partido en el que los dos equipos emplearon muy diferentes estrategias y en el que el empate fue, tal vez, un resultado justo.


En grecia, el Panathinaikos perdió por segunda semana consecutiva y queda pendiente de inaugurar su casillero y con las posibilidades de clasificación bastante complicadas, teniendo en cuenta, además, que el rival ante el que sucumbió fue el Copenhage, que ya tiene seis puntos. Los daneses ahora encaran los dos partidos más duros de la fase, los del que le enfrentarán a los de Guardiola, por lo que no parece aventurado prever que dejarán el liderato en breve.

Grupo C:

En Valencia, el Manchester United cumplía la que, a priori, será su visita más complicada en esta primera fase. A la vista de ello, el resultado obtenido por los de Ferguson es más que positivo. En un discreto encuentro jugado por ambas partes, los diablos rojos supieron ser más efectivos. Chicarito, el joven jugador mexicano, fue el autor del único gol del encuentro y, por tanto, del tanto que le da el segundo punto al conjunto inglés. Flojo partido del Valencia, que pierde de esta manera su primer partido oficial esta temporada. No era el mejor momento y lugar para ello, pero aún hay tiempo para conseguir los necesarios puntos que aseguren la clasificación para los octavos de final.


El Glasgow Rangers, en el otro partido del grupo, consiguió sumar su primera victoria en esta edición de Liga de Campeones al imponerse por un solitario gol al Bursaspor, conjunto que está confirmando las previsiones que le situaban como el más flojo del grupo. Este grupo C, en el que ninguno de los equipos ha conseguido obtener el pleno de victorias, se revela como el más igualado de los tres en los que se encuadran los conjuntos españoles.