Los Cinco Últimos Post Publicados

29 septiembre, 2010

Liga BBVA - Jornada nº5

La Catedral pocas veces defrauda, la verdad. Y esta no iba a ser una excepción. El partido, disputado en la tarde del sábado entre el Barcelona y el Athletic, fue un choque de garra y pundonor, dos ingredientes que hacen que cuando se enfrentan dos equipos de esta grandeza merezca la pena estar sentado dos horas seguidas delante del televisor. Si a esto le añadimos el factor lluvia, que le dio un toque añejo y clásico, tenemos un partidazo en toda regla. El encuentro se lo llevó el Barça, que hizo valer su mejor preparación técnica, aunque el Athletic se lo puso muy complicado, pudiendo incluso adelantarse en el marcador si el disparo de Javi Martínez no se hubiera encontrado con el poste derecho de Valdés. El partido estuvo marcado por la expulsión de Amorebieta mediada la primera parte, tras una entrada dura y al bulto, que el árbitro, Mateu Lahoz, no dudó en sancionar con la tarjeta roja directa. En cualquier caso, el triunfo de los de Guardiola parece justo y así lo reconoció Caparros en la rueda de prensa posterior al partido.


El segundo empate de la temporada para el Real Madrid llegó en Valencia, aunque no contra el equipo más fuerte de dicha Comunidad, sino ante el Levante, un recién ascendido y que hasta ahora sólo había conseguido ganar un encuentro, habiendo recibido 10 goles en las tres primeras jornadas de la temporada. Mal partido del Madrid que hizo muchas ocasiones, pero que no jugó como un equipo, por lo que el haber acabado sin goles parece la recompensa más justa. Por su parte, el Levante, dirigido por el joven García Plaza, sigue teniendo muchas carencias y se nota. Aún así, el punto arrancado ante el Madrid insufla ánimos y esperanzas a un cuadro muy necesitado de buenas noticias.


El líder, el Valencia, abría la jornada contra el Sporting a domicilio. Los de Emery, lanzados, tratan de finiquitar los partidos en los primeros minutos, al puro estilo Barça. Un buen ejemplo lo tenemos en este choque, donde a los diez minutos la cosa estaba más que sentenciada. El Valencia parece haber conformado un equipo serio y equilibrado, en el que las incorporaciones han sabido adaptarse rápido y bien al sistema del entrenador. El Sporting de Gijón nada pudo hacer ante el vendabal ché, por lo que se quedan con los cuatro puntos con los que empezaban la jornada, manteniéndose en la mitad baja de la tabla.


Al final pasó lo que todos barruntaban era inevitable. El Sevilla, o mejor dicho, Antonio Álvarez se la jugaba ante el Hércules. Si perdían, la cabeza del míster corría grave peligro. Y pasó lo inevitable. Los alicantinos vencieron por dos goles de diferencia y dejaron al sevillismo pendiente de una decisión de Del Nido, que no tardó en comunicar a los medios que la decisión ya estaba tomada y que el nuevo sustituto de Álvarez iba a ser Gregorio Manzano. Veremos cómo reaccionan el cuadro andaluz al cambio. Desde luego, el curriculum del "el profesor" le avala en situaciones como estas. El vencedor del encuentro, el Hércules, consigue su segunda victoria esta temporada y sigue dando muestras de que los fichajes de Valdez y Trezeguet pueden haber constituido un rotundo acierto. Si consiguen salvarse, así habrá sido.

Tanto la afición de La Coruña como la de Zaragoza siguen estando muy preocupadas por la evolución de sus respectivos equipos. Ambos han comenzado realmente mal la temporada y esta jornada no le ha servido a ninguno de los dos para remontar el vuelo. Ni un empate fueron capaces de sacar ninguno de los dos conjuntos. El Depor jugaba en casa ante el Almería, en el que la cabeza Lillo también corría peligro, y sucumbieron. Un contundente 0-2 deja al equipo tocado. La labor de Lotina parece no estar cuestionada, pero sabemos por experiencias pasadas, que los nervios en este tipo de situaciones aparecen cuando menos se los espera. Por parte del Zaragoza, el compromiso era, además, algo más complicado. Jugaba en el Vicente Calderón ante el renacido Atlético de Madrid. El choque se saldó con un solitario gol de Diego Costa en la primera parte. El resultado aupa a los colchoneros hasta la quinta plaza y deja a los de Gay en una situación más que precaria: últimos y con un par de empates como único bocado que llevarse a la boca. Preocupa.

Tanto en Mallorca como Barcelona se enfrentaban cuatro equipos de mitad de la tabla, por lo que del resultado de estos encuentros se extraería qué dos equipos experimentarían un pequeño empujón y qué dos se iban hacia la zona más peligrosa de la tabla. Así, el Espanyol y el Mallorca, que fueron los vencedores, ambos como locales, se han aupado a la séptima y a la undécima plaza, respectivamente, mientras que Osasuna y Real Sociedad han visto como sus nuevos puestos son decimoquinto y decimoséptimo, también respectivamente.

El encuentro entre el Getafe y el Rácing de Santander, disputado en El Sardinero, enfrentaba a Míchel, entrenador getafense, contra su hijo, Adrián, que tuvo que salir del conjunto madrileño hacia tierras del norte en una operación no exenta de cierta polémica. El choque se decidió mediante un gol de Víctor Sánchez para el Getafe, por lo que minimizan la derrota de la semana pasada ante el Málaga. El Rácing pierde un partido ante un rival directo y se quedan en los puestos de cola y a un paso de los que llevan al descenso. Mucho tendrán que luchar ambos conjuntos esta temporada.

El partido que cerraba la jornada, el lunes, fue un choque intenso y vibrante, sobre todo en la primera parte, en el que se vieron grandes jugadas, bonitos regates y espectaculares goles. Los cinco goles de esta primera parte, que a la postre serían los únicos del encuentro, son una buena muestra de lo espléndido que fue el partido. También en la segunda parte se vio un gran encuentro, aunque no estuviera aderezada por lo goles. Destacar la actuación de Cazorla por parte del Villarreal, y de Eliseu por la del Málaga. El Villarreal se mete en puestos de Liga de Campeones. Destacar también, aunque en esta ocasión por rechazable, la actuación -nunca mejor dicho- de Marchena, que provocó la injusta expulsión de Eliseu al fingir un cabezazo a cinco minutos del final, lo que pudo condicionar la posible reacción final de los andaluces.

27 septiembre, 2010

¡CAMARERO, UNA DE VIRTUOSISMO! - Paul Gascoigne

"Fui un genio porque poca gente hacía con la pelota lo que yo podía hacer". Paul Gascoigne en estado puro. Fue, ciertamente, un tipo polémico, borracho y pendenciero, pero también genial, maravilloso y sin igual. En boca de muchos, el inglés más brasileño que han dado las islas británicas. Y tiene razón.


Paseó su magia y su forma de entender la vida por Newcastle, Londres, Roma y Glasgow principalmente. En todos esos sitios le quisieron con locura o le odiarion hasta el extremo. No existía el término medio para con el genio de Gateshead. Ora veías como se iba de tres contrarios y la ponían con suavidad dentro de la portería rival, ora salía en las noticias por alguna pelea en un bar a altas horas de la madrugada. Famosísimo es el affaire que tuvo con Vinnie Jones -la gran joya del imperio británico- a finales de los ochenta, en el que Gazza, tras el abyecto estrujón escrotal que pueden ver en la foto, le remitió a Vinnie una rosa, gesto que fue correspondido por el siempre cortés y servicial jugador del Wimbledon con el envío por paquete postal de una sucia y usada escobilla del baño.

Por todo eso, y a raíz de un artículo leído en Diarios de Fútbol, en el que se anuncia que Gazza vuelve a entrenar -esta vez al Garforth Town, en la octava división inglesa-, me decido a dejarles un enlace con el que podremos evocar -los más "veteranos", claro- alguno de sus mejores regates y varios de sus más espectaculares goles. Un pequeño detalle para que a todos aquellos a los que nos gusta el fútbol de verdad no se nos olvide que el personaje no le llegó al futbolista a la altura de los tobillos. Veamos al Gascoigne que merece la pena recordar.

¡A disfrutarlo!

Pincha aquí para ver el vídeo en YouTube.
Pincha aquí para ver el vídeo a través de Facebook.

Primer gol -oficial- de Raúl en Alemania

Por fin pasó. Tras seis encuentros de competición oficial disputados en Alemania, Raúl ha conseguido hacer, ante el B. Mönchengladbach, su primer y deseado gol. Un tanto que, además, significa el empate y un punto muy valioso para el Schalke 04, el cuarto en un inicio de temporada desastroso. Ya el primer partido oficial de los de la cuenca del Ruhr llevó al conjunto dirigido por Magath a la cruda realidad. Un Bayern de Munich, aún mermado por la ausencia de los internacionales que disputaron el pasado Mundial, le dio un repaso al nuevo equipo del ex-madridista, que perdía de esa forma la Supercopa, el primer título en liza en Alemania. Después, ya en liga, el juego del Schalke 04 no sólo no mejoró, sino que fue de mal en peor. La imagen era pésima y los encuentros se contaban por derrotas. Cuatro consecutivas, una de ellas, la que más dolió, ante uno de los rivales más "odiados" en Gelsenkirchen, el Borussia Dortmund. La cosa, evidentemente, no marchaba bien.


Por ello, tratando de solucionar los problemas, los dirigentes del conjunto teutón realizaron una par de fichajes cuya intención es revitalizar al equipo. Jurado, procedente del Atlético de Madrid y Huntelaar, del Milán, se integraron en la disciplina del cuadro alemán con la intención de sacarlo del hoyo en el que se estaba introduciendo. El holandés fue pronto incluido en el equipo titular, pero los goles siguieron sin llegar y, por tanto, tampoco los resultados. Tras un par de partidos más cosechando derrotas, el mister se decidió, por fín, a colocar de titular a Jurado. Y así, por fin, llegó la primera y tan ansiada victoria. Fue ante el Freibur SC y a domicilio que el Schalke 04 consiguió sus tres primeros puntos. El triunfo, tranquilizador, llegaba como si de un desfibrilador aplicado en el corazón de la afición de la cuenca del Ruhr se tratara. El hielo ya se había roto y había que ratificarlo, lo que se ha conseguido esta semana con este empate en el que Raúl ha conseguido hacer eso que, como delantero, tanto necesita, el gol.

Parecía que iba a ser más fácil el camino a recorrer por el ex-capitán del Real Madrid en Alemania. O al menos, no se intuía que iba a ser tan complicado. Se barruntaba una senda más tranquila. Pero Raúl, un superviviente nato que se hecho a sí mismo a fuerza de convicción, no ha ido a Alemania para jugar en un equipo perdedor. Y por eso sabemos y estamos convencidos de que el cuadro germano levantará el vuelo. Ahora llega jornada de Champions y tienen una buena oportunidad para sacar la cabeza del agua también en Europa. Veremos cómo continúa...

26 septiembre, 2010

Liga BBVA - Jornada nº4

En esta jornada, el conjunto merengue afrontaba un partido que tradicionalmente ha solucionado de manera solvente. El Espanyol llegaba al Bernabéu mermado por las lesiones y, aún así, Pochettino planteó un partido atrevido y ordenado que no facilitó el juego del Madrid, manteniendo la presión incluso cuando el conjunto local ya se había adelantado por medio de un Cristiano, que por fin anotaba un tanto, aunque fuera de penalti. La parroquia blanca se volvió a impacientar ante el planteamiento de Mourinho, que ve como el pequeño crédito en el juego conseguido ante el Ajax se esfuma a pasos agigantados. Dos goles en la recta final, de Higuaín y Benzemá, terminaron de desequilibrar la balanza del lado madridista.


En Barcelona, los de Guardiola afrontaban el primer choque sin Messi tras la lesión sufrida ante el Atletico de Madrid y lo solventaron con más dificultades de las previstas. Máxime si tenemos en cuenta que el Sporting pareció tirar la toalla antes incluso de que empezara a rodar la pelota, pues la alineación titular tenía hasta ocho teóricos suplentes, habiendo dejado en Gijón, además, a jugadores considerados como claves en la estructura de Manolo Preciado, por lo que no estarían siquiera en el banquillo en caso de ser necesitados. Aún así, el conjunto asturiano jugó un partido muy serio que impidió una fácil victoria barcelonista, teniendo incluso la última oportunidad clara de todo el partido en una falta en el lateral del área, pero que no fue aprovechada de la mejor manera. El gol del Barça lo certificó Villa, que parece estar afinando la puntería de nuevo.

El líder, el Valencia, no pasó del empate en casa ante el Atletico de Madrid. Los de Quique Sánchez Flores empezaron muy bien el encuentro, presionando e hilando un buen número de jugadas de peligro. Sin embargo, en cuanto se adelantaron en el marcador, por medio de Simao, en el minuto 18, los nervios por mantener el resultado positvo ante el líder, parecieron invadir a los colchoneros, que ya no fueron ni la sombra de lo que habían sido durante ese primer tercio de encuentro. Desde ese momento, el control del partido fue para los de Emery, que a pesar de ello, no fueron capaces de igualar el encuentro hasta el minuto 83, cuando Adúriz enganchó un buen cabezazo, batiendo a un magnífico -y ya van unas cuantas- De Gea. El marcador ya no se movería hasta el final del partido, por lo que el Valencia deja de ganar su primer partido, aunque se mantiene líder e invicto en este inicio de temporada.


Uno de los cuadros que mantienen su errático comienzo de temporada, el Sevilla, no fue capaz de batir al Rácing de Santander en el Sánchez Pizjuán. Siguen sin salir las cosas en Nervión, por lo que ya se empiezan a ver los primeros síntomas de ansiedad por parte de los dirigentes encabezados por Del Nido. El márgen de Antonio Álvarez se está acabando y los resultados han de mejorar pronto. La afición sevillista se ha acostumbrado a ver buenas temporadas y la exigencia para los hispalenses está muy por encima de la de años anteriores. El Rácing encadena su segunda jornada consecutiva puntuando y ya suma cuatro puntos que le siguen impulsando hacia arriba en la tabla.

Dos conjuntos que están muy necesitados, dado el terrible inicio de temporada que están realizando, se enfrentaban en Almería. El conjunto dirigido por Lillo recibía a un Levante que todavía no había sido capaz de sumar un solo punto, por lo que, tal vez, el cojunto andaluz partía con cierta ventaja. Sin embargo, el encuentro se lo llevaron los de Esteban, que marcaron el único gol del partido cuando la primera parte agonizaba. Ahora, Lillo, tras el resultado, se ve en la cuerda floja y necesitará un resultado positivo el domingo que viene en La Coruña para no ser el primer entrenador destituido en primera división de la temporada.

De tropezón, aunque doloroso, puede calificarse la derrota del Getafe en su feudo ante el Málaga. Dos goles de diferencia, marcados en la segunda parte y con menos de siete minutos de diferencia, sentenciaron a los de Míchel, que no jugaron un buen partido, pero que se mantienen en la mitad de la clasificación, por lo que aún gozan de cierto márgen de maniobra. Con estos tres puntos, los andaluces se quedan a un único punto de los puestos que dan acceso a Europa. Aún es pronto para darle protagonismo a esta situación, pero permite pensar que este año el Málaga no tienen por qué dejar de aspirar a algo más grande que aquello a lo que están acostumbrados.

En Bilbao, el encuentro entre el Athletic y el Mallorca se decidió con claridad a favor de los locales, llévandose los de Laudrup tres goles a las islas. Fácil partido para los leones que siguen con una más que convincente marcha en este comienzo de temporada. El Mallorca, por su parte, sigue sin despegar y todo parece indicar que el objetivo por el que va a tener que luchar Laudrup va a ser conseguir mantener la categoría.

El otro equipo vasco de la división, la Real Sociedad, visitaba el Reyno de Navarra, donde iba a tratar de rubricar el excelente inicio de temporada. Sin embargo, los de Camacho lograron una victoria, que sosiega los ánimos de la parroquia osasunista, ciertamente intranquila al no haber logrado aún una victoria. Los donostiarras se adelantaron en el marcador, por medio de Tamudo, pero Pandiani, en la primera parte, y Camuñas y Aranda le dieron la vuelta al marcador.

Otro que parece no terminar de arrancar y corre serio riesgo de "gripar" es el Zaragoza. El conjunto maño sigue sin conseguir su primera victoria, sumando esta semana su segundo empate, esta vez ante un Hércules que, de momento, tiene en su haber un único triunfo, aquella sorprendente y ya tan lejana, aparentemente, victoria ante el Barça. Han de demostrar aún mucho más los alicantinos.

Por último, el Villareal le ganó por la mínima al Depor de Lotina. Los coruñeses siguen siendo uno de los pocos equipos que aún no cuenta con un triunfo en su casillero y, aunque hasta ahora se habían ido manteniendo gracias a tres empates -seguía, por tanto, invicto-, la derrota ante los levantinos les pone en una situación delicada, esto es, un solo puesto por encima de los de descenso. El conjunto dirigido por Juan Carlos Garrido, por su parte, siguen con su buen comienzo y se encaraman al tercer puesto, empatado a nueve puntos con el todopoderoso Barcelona.

21 septiembre, 2010

Liga BBVA - Jornada nº3

La segunda jornada nos dejaba la duda de saber cómo se comportaría el Barça tras el tropiezo contra el Hércules. Había quien dudaba de si el Barça superaría tan rápidamente el golpe sufrido ante el Hércules, pero los catalanes volvieron a ser aquella máquina absolutamente arrolladora a la que nos tienen acostumbrados. Su rival y víctima, uno de los importantes, el Atlético de Madrid. Su última "bestia negra".

El estadio Vicente Calderón aguardaba un derby de los de siempre, con goles, emoción y muchos cambios de ritmo en las sensaciones de los sufridos asistentes a este tipo de encuentros. De los que antes se decía que eran "de infarto". Y, en parte, así fue. No por la cantidad de goles, pero sí por la garra y la tensión que le pusieron jugadores y público. Nunca defrauda este choque. Los jugadores del Barça, con la plantilla al completo, la más brillante de toda la historia blaugrana, dominaron buena parte del encuentro, encontrando el primer gol tras un tiro de David Villa que golpeó en la base del poste izquierdo de De Gea -impresionante durante los noventa minutos-, fue recogido por Pedro y que con un pase preciso -y digno del cirujano que parecía haberles prestado el uniforme a los catalanes- dejó para que Messi tocara el balón y lo desviara exactamente lo necesario para hacer que la estirada del joven guardameta madrileño resultara inútil. Poco tardó el Atleti en empatar por medio de Pablo García, al rematar un córner en el que, tal vez, Valdés podría haber hecho algo más. Pero aún menos tiempo tardó el Barça en ponerse, de nuevo y ya de manera definitiva, por delante en el electrónico. Un fallo de Godín, que permitió a Piqué controlar con el pecho dentro del área, y la rapidez del defensa central a la hora de golpear la pelota hicieron que el Atleti fuera otra vez por debajo en el marcador. A partir de ese momento, y hasta el final, el encuentro estuvo controlado por los de Guardiola sin que los atléticos dejaran de renunciar a nada, aunque sin demasiado acierto, a decir verdad. Sólo una fea entrada de Ujfalusi a Messi cuando el partido agonizaba, y que dejó al argentino lesionado y con evidentes muestras de dolor, empañaron lo que, hasta ese momento, había sido un encuentro de bastante deportividad. El árbitro actuó rápida y enérgicamente y apercibió al checo con la tarjeta roja directa, decretando, acto seguido, el final del encuentro.


En San Sebastián, que tenía el honor de recibir, por primera vez de manera oficial, al hijo pródigo, Xabi Alonso, el Real Madrid tenía como principal objetivo el de cumplir con las buenas expectativas levantadas el pasado miércoles, gracias al juego desplegado ante el Ajax de Amsterdam. La Real, que aunque sea un recién ascendido, no tiene la inocencia del conjunto holandés, tenía bastante que decir y no le puso las cosas nada fáciles a los de Mourinho. Un gran gol de Di María y una pelota que Cristiano Ronaldo sacó en falta y que golpeó en la espalda de Pepe, colándose en la portería local, fueron los únicos momento de felicidad para los merengues. Ni el juego ni el resultado se parecía en nada al choque de Champions. Lo mejor, evidentemente, los tres puntos que se llevaban en la mochila. La Real, por su parte, pierde su primer partido esta temporada, aunque pueden estar bien orgullosos del inicio de temporada que están realizando, que hacen pensar que el conjunto txuri urdin no debería pasar demasiados problemas cuando se culminen las treinta y ocho jornadas de competición. La Liga es larga, pero hay tufo a permanencia en San Sebastián.


El Valencia jugaba en esta tercera jornada su segundo encuentro fuera de casa, ante el verdugo del Barça la pasada semana, y lo resolvió con profesionalidad y brillantez. El golazo de Pablo Hernández es una buena muestra de ello. Posiblemente uno de los goles más bonitos de la jornada, junto al de Di María en Anoeta y Messi en el Calderón. Nada hacía presagiar que los de Emery estarían tan arriba cumplidas tres fechas de competición. Las muchas e importantes salidas, junto a las pocas altas, que marcaron la pretemporada ché, parecían indicar que, como mínimo, esta sería una temporada de transición. Muy al contrario, los levantinos son líderes en solitario y con muy buenas perspectivas para la temporada. Siguen contando sus partidos oficiales por victorias. Por su parte, el Hércules poco más pudo hacer ante el orden valencianista. No tiene mal equipo el Hércules, como ya demostró en Barcelona, aunque en esta ocasión se mostró insuficiente para doblegar al conjunto más sólido en lo que va de curso.

De los tres partidos disputados el sábado, el más bonito de ver fue el disputado, en Gijón, entre el Sporting y el Athletic de Bilbao. Los asturianos, que se adelantaron en el marcador por medio de De las Cuevas y Sangoy, vieron como su ventaja quedaba neutralizada tras los goles de Gurpegui y Fernando Llorente, de cabeza, siendo éste ya en la segunda parte. Al final los bilbaínos pudieron haber logrado algo más positivo, pero el partido finalizó en tablas. Los otros dos partidos de la jornada sabatina finalizaron con sendas victorias locales. Por la mínima en Barcelona, donde jugaba el Espanyol ante el Almería, que tampoco acaba de despertar, y por 2-0 en Mallorca, donde el equipo de Laudrup derrotó a un Osasuna, que a pesar de no tener mala plantilla o planteamiento, no termina de saber cómo sacar los partido adelante.

Levante y Zaragoza son dos equipos que están dando más que muestras de que esta temporada lo pueden pasar muy mal. Ninguno de los dos ha ganado aún un encuentro, siendo más grave la situación de los primeros, que han encajado, nada más y nada menos, que diez tantos en estas tres jornadas. Es el único equipo que todavía no ha sumado un punto. En esta ocasión perdieron, aunque por un solo gol de diferencia, contra un Villareal que se mete, así, entre los cinco primeros de la clasificación. Los maños, por su parte, fueron derrotados por el Rácing, que suman, de esta manera sus tres primeros puntos. Todo una bocanada de aire para los santanderinos.

El derby andaluz, que enfrentaba pronto este año a Sevilla y Málaga, se saldó con victoria visitante por 1-2. Le costó a los de Álvarez, pero sacaron adelante un encuentro que les vuelve a meter en la pomada tras el empate ante el Depor, en casa, de la semana pasada. El Málaga se queda, merced a los tres puntos cosechados en la Romareda, en mitad de la tabla. Por ahora, tranquilos.

El último partido, disputado el lunes entre el Deport y el Getafe, acabó con empate a dos goles. El encuentro, disputado ante unas muy vacías gradas, tuvo dos partes bien diferenciadas. En la primera, el Deportivo estuvo ausente, siendo el Getafe el único que trató de llevarse los tres puntos. Sin embargo, tras el descanso, los gallegos despertaron y equilibraron el juego. Dos tiros al palo del Getafe y la expulsión de Mosquera completan la historia de este partido. Empate final justo

16 septiembre, 2010

Liga de Campeones - Jornada nº1

Empezó realmente bien la máxima competición europea para los equipos españoles. Tres partidos y tres victorias, que ponen a los representantes nacionales en la cabeza de sus respectivos grupos. El Barça y el Valencia en solitario y el Madrid empatado con el Milán del resurgido y siempre polémico Ibrahimovic.

Grupo C:


En Turquía, concretamente en Bursa, comenzaba su andadura por esta competición el Valencia. Ante un rival no muy conocido, el Bursaspor, pero que fue capaz de doblegar tanto al Galatasaray como al Besiktas la temporada anterior en liga, los de Emery tenían la oportunidad de sentar las bases para una futura clasificación, máxime si tenemos en cuenta que jugaba fuera de casa y ante uno de esos equipos que, si bien no van a alzar la Copa allá por mayo, sí pueden amargar la participación de cualquier escuadra con aspiraciones a ello. Tenía la oportunidad, como digo, y vaya si la aprovechó el conjunto ché. Cuatro goles, algunos de muy bella factura, especialmente el de Tino Costa, dejaron las cosas muy claras en un encuentro que sólo tuvo un color, el naranja de la segunda equipación valencianista. Para el conjunto levantino, la temporada sólo tiene el sabor de la victoria, ya que de tres partidos oficiales que ha jugado hasta ahora, ha ganado los tres. Es colíder en la Liga y ha dejado bien claro en Europa que no tiene ninguna intención de caer a las primeras de cambio.

En el otro partido del grupo C, el Manchester United y el Glasgow Rangers acabaron empatando a cero goles, pero que de haber tenido haber un ganador, ése hubiese sido el conjunto inglés, autor de muchas más ocasiones que los escoceses. La escalofriante lesión de Valencia hizo que, una vez terminado el encuentro, no se hablara más del resultado, que, por otra parte, es bastante positivo para las aspiraciones valencianistas.

Grupo D:


Tras la derrota liguera del pasado fin de semana ante el Hércules, el Barça ha dejado más que claro que aquello no fue más que un pequeño tropezón, que se podrá volver a repetir, pero que no es, ni mucho menos, un síntoma de que el Barcelona de este año sea menos poderoso que el de cualquiera de los dos años anteriores. El Panathinaikos griego no pudo interpretar más que el papel de comparsa, a pesar de adelantarse en el marcador a los veinte minutos, ante el tremendo poderío ofensivo desplegado por los de Guardiola, que tienen como máximo exponente de esa espectacular estructura atacante, a un jugador al que no nos cansaremos de catalogar como de otra galaxia, y que no es otro que Messi. El argentino metió dos goles, aunque pudo meter muchos más -penalty fallado incluido-, participó en el 90% de las jugadas de ataque de su equipo y nos deleitó con toques, paredes y picardías varias durante todo el encuentro. Destacar también el primer gol de Villa con su nuevo equipo en Champions.

El grupo D se completaba con el encuentro entre el Copenhague y el Rubin Kazan. El partido, disputado en tierras Danesas, acabó con victoria local por la mínima, teniendo poca historia más que contar. Ninguno de los dos, o de los tres si contamos también al Panathinaikos, tiene siquiera la más mínima oportunida de hacer sombra a los catalanes.

Grupo G:


El titubeante comienzo en la competición doméstica ponía un punto de incertidumbre al debut del Real Madrid en Europa. El rival, un Ajax que ha vivido, evidentemente, mejores épocas, no opuso resistencia alguna al conjunto capitalino, que fácilmente pudo haber marcado muchos más que los dos goles con los que al final terminó el encuentro. Sólo la falta de puntería de Cristiano Ronaldo y de Higuaín evitaron una goleada de escándalo. Los jugadores holandeses son muy jóvenes y llegaron al coliseo del Paseo de la Castellana con un respeto tan exagerado que bien podría haberse llamado miedo. Apenas pasaron del centro del campo, teniendo que intervenir en una sola ocasión -perfecto, como siempre- Íker Casillas, lo que favoreció que el conjunto de Mou desplegara el mejor juego visto hasta la fecha. Rápidas transiciones, movimientos continuos y muchos detalles de calidad, especialmente de Özil, alegraron el ánimo de los exigentes aficionados merengues, que pudieron saborear las mieles que proporciona el ver un partido tan completo de los suyos, algo que hace tiempo no sucedía.

En el otro encuentro de este difícil grupo, el Milán derrotó, también por dos goles, al Auxerre. El conjunto rossonero no fue capaz de perforar la meta gala hasta mediada la segunda parte, cuando el alto delantero sueco, Zlatan Ibrahimovic, cruzó un balón al que no pudo llegar Sorin, el guardameta del Auxerre. Hasta entonces, el protagonismo del encuentro había estado repartido al 50%, siendo incluso la primera oportunidad para el cuadro francés. Una vez hubo subido ese primer gol al marcador, la balanza se desequilibró definitivamente en favor del conjunto milanés, que vio como el sueco hacía su segundo gol al rematar un pase de otro ex-barcelonista, Ronaldinho, en lo que suponía la sentencia definitiva del encuentro.

15 septiembre, 2010

Liga BBVA - Jornada nº2

La gran sorpresa de la jornada -y puede que de la temporada- fue la victoria del Hércules de Alicante ante el todopoderoso F.C. Barcelona de Guardiola. El conjunto catalán, con un cuadro de circunstancias, pero que ya querrían para sí muchísimos equipos, sucumbió ante los dos tantos del Valdez, el internacional paraguayo que nos puso a todos el corazón en un puño cuando marcó, eso sí, en fuera de juego, aquel gol a Casillas en el pasado mundial. Sin la presencia de Xavi, Alves, Busquets y Pedro en el once titular, los blaugranas jugaron un partido extraño, en el que el estilo desplegado durante estos dos últimos años brilló por su ausencia. Ni siquiera la entrada del de Tarrasa, Xavi, en la segunda parte, pudo mejorar el aspecto de un encuentro que fue muy bien planteado por el equipo dirigido por Esteban Vigo. El traspiés del Barcelona, ya que no puede ser calificado de otra manera, puede tener como única consecuencia el que se despierte el monstruo de hacer fútbol que todos conocemos.


El Real Madrid, por su parte, logró su primera victoria de la temporada en un Bernabéu, que no acaba de tener muy claro si este es, de verdad, el proyecto que sacará definitivamente a los merengues de la mediocridad en la que viven instalados desde hace ya varios años. El triunfo por la mínima, tanto en el resultado como en el juego desplegado sobre el dañado césped de Chamartín, sirve únicamente para superar al Barcelona, su, a priori, máximo rival esta temporada. Destaca la actuación de Özil, que a pesar de ser el jugador que más tarde se ha incorporado a la disciplina blanca, es el que más rendimiento está demostrando, siendo, además, el principal objetivo de las pocas ovaciones que ha tributado hasta ahora el público del Bernabéu. En el lado contrario estaría Cristiano Ronaldo, que sigue mostrándose demasiado ansioso por hacer las cosas perfectas. Se carga mucha responsabilidad sobre sus espaldas y no termina de poder con ella como él desearía.

En Bilbao se disputó todo un clásico de la primera división española. El encuentro entre el Atlético de Madrid y el Athletic de Bilbao, venía aderezado este año, además, por las victoras de ambos conjuntos en la primera jornada. Los de Quique Sánchez Flores se adelantaron pronto en el marcador, por medio del siempre oportuno y omnipresente Diego Forlán, haciendo que los bilbaínos fueran a remolque durante todo el resto del encuentro. Otro gol de Tiago, ya en el minuto 79, dio la puntilla al conjunto vizcaíno, que ya no pudo más que maquillar el resultado a través del gol de Llorente a falta de tres minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentario. Al final, el arreón del Athletic no fue suficiente para que lograran equilibrar el marcador, lo que mantiene a los colchoneros en el primer puesto de la clasificiación por segunda semana consecutiva.


En Mestalla, la escuadra dirigida por Unai Emery sumó su segundo triunfo en la liga -de dos posibles- merced a una trabajada victoria ante un Racing de Santander, que le complicó mucho las cosas a su rival, gozando incluso de hasta dos muy buenas oportunidades de hacer gol, una en cada tiempo. Sin embargo, el gol del holandés Maduro, al filo del descanso, fue un muro demasiado alto para que los santanderinos pudieran sortearlo. El equipo de Miguel Ángel Portugal cosecha su segunda derrota consecutiva, por lo que permanece en puestos de descenso, aunque ya no en último lugar, debido a la diferencia de goles con el Levante

Otro de los aspirantes a meter baza esta temporada, el Sevilla, no pudo pasar del empate a cero goles en casa ante el Deportivo de la Coruña. El conjunto hispalense se encontró con una muy bien trabajada estructura defensiva planteada por Miguel Ángel Lotina, lo que impidió, junto al desacierto de la delantera de Nervión, conseguir siquiera un tanto que les diera el triunfo. Tras la victoria en Levante, los de Antonio Álvarez parece que levantan el pie del acelerador, tal vez demasiado pronto. Por su parte, los gallegos suman su segundo empate, por lo que se mantienen en los puestos medios de la tabla.

La goleada del día, junto a la del partido disputado en Zaragoza, y del que hablaremos más tarde, fue protagonizada en tierras levantinas por el Villareal. El submarino amarillo le endosó cuatro tantos al Espanyol de Pochettino, que a pesar de lo abultado del resultado, presentó batalla hasta que se vio la remontada como algo ya imposible. Los catalanes se mantienen en la clasificación gracias a la victoria de la primera jornada, lo que también le sucede al Villareal, ya que hemos de recordar que en dicha jornada inaugural perdió contra la recién ascendida Real Sociedad.

Precisamente este equipo, la Real, no pudo mantener el 1-2 que campeaba en el marcador desde mediada la primera parte, ya que Ulloa logró un gol que salva al Almería de caer en puestos peligrosos, pero que, al mismo tiempo, impide a los guipuzcoanos rubricar un impecable inicio de temporada al evitar la segunda victoria txuri urdin. Comienzan los vascos, a pesar de ello, con muy buen pie esta temporada, la de su regreso a la máxima competición.

El Getafe, que venía de perder ante el Espanyol, logró su primera victoria ante un muy débil Levante que, como ya comentamos en la crónica de la primera jornada, tiene mucho trabajo por delante si quiere mantenerse en primera división. Dos derrotas y ocho goles en contra hablan bien a las claras de la situación en la que se encuentra el conjunto levantino. Los de Míchel, por su parte, dejan meridianamente transparente sus intenciones este año, que no serán otras que las de seguir aderezando, como en temporadas anteriores, la competición con un punto extra de frescura.

El resultado de Zaragoza, a tenor de cómo y cuándo fueron hechos los goles, muestra que al final el conjunto maño salvó los muebles y evitó una goleada escandalosa en su propia casa. El Zaragoza también ha de andar muy atento ya que, si ya el año pasado no fue una temporada fácil, ésta puede ser aún peor de no saber despertarse a tiempo.

Por último, el partido disputado en el Molinón entre el Sporting de Gijón y el Mallorca se saldó con victoria asturiana por dos goles a cero. Los de Manolo Preciado suman, así, su primera victoria, tras la derrota ante el que es, hasta ahora, el equipo más fuerte de la Liga. Tres puntos importantes para el Sporting, pero que dejan tocado a un Mallorca que no acaba de despegar, a pesar del empate logrado ante el Madrid en la primera jornada. Muchos palos para el conjunto balear en el inicio de temporada -no hay que olvidar que fueron expulsados administrativamente de la Europa League- pueden ser demasiados para una plantilla que por enésimo año vuelve a empezar el año diezmada con relación a la del año anterior.

03 septiembre, 2010

Liga BBVA - Jornada nº1 (Apéndice)

Ya comentamos en el anterior post que un partido, el que enfrentaba al Atlético de Madrid y al Sporting de Gijón, faltaba por disputarse para que quedara completa la primera jornada de liga. El encuentro se disputó en el feudo atlético y se saldó con una inapelable victoria del conjunto colchonero. Los de Quique están realizando un inicio de temporada arrollador y, de momento, cuentan sus partidos por victorias. La del viernes 27 de agosto, en Mónaco, ante el arrollador -al menos el año pasado con Mourinho- Inter de Milán y ésta, con goleada incluida, al Sporting, pueden provocar que más de un aficionado ya esté cambiando sus apuestas y les incluya como alguien a tener en cuenta al final de la temporada. Los de Manolo Preciado, por su parte, no pudieron hacer nada más que tratar de protegerse ante el vendabal desatado por un rival intratable y que anda con la moral por las nubes. Y con motivo.